DESCUBRE LAS VENTAJAS DEL CLUBGR10

LA REINA DEL 400 VERTICAL

¿Sabes que existe una competición de carrera a pie por los trampolines de saltos de esquí? La austriaca Andrea Mayr es quien la domina.

01/09/2018
 
El mundo de la nieve sabe reinventarse como ninguno. Las mismas estaciones de invierno que reciben a miles de esquiadores, riders o visitantes curiosos cuando las montañas están cubiertas por el manto níveo, en verano se ven pobladas por deportistas de todo signo. Están los bikers que se aventuran por sus senderos y pistas, o los que se lanzan cuesta abajo en sus bike parks; están los senderistas que ven innumerables posibilidades de salir de excursión por los alrededores; están los corremontañeros que hacen lo mismo pero a la carrera, a menudo fuera de camino por escarpados perfiles... La montaña ofrece tantas posibilidades.
 
Entre el portafolio de actividades encontramos también aportaciones exóticas. Una que llama la atención por su emoción y exigencia es el circuito Red Bull 400, que consiste en remontar 400 metros de desnivel, con pendientes máximas de hasta 36º, aprovechando las rampas de concursos de saltos de esquí. Esos trampolines que muchos redescubren cada primero de año desde el sofá, sobreviviendo a los excesosos de la Nochevieja, proporciona el terreno para una suerte de 'kilómetro vertical' en pista, sin los accidentes de la montaña al natural. Eso sí, no hay sprint más exigente cuesta arriba. Entre tres y cuatro minutos al límite de la capacidad cardiaca y pulmonar.
 
La austriaca Andrea Mayr y el noruego Erik Resell se han convertido en las últimas figuras de la especialidad al conquistar el Campeonato del Mundo Red Bull 400 en Austria. Bajo una lluvia torrencial, la localidad de Bischofshofen recibió a 1.800 atletas de 40 naciones para la ocasión.
 
Especialmente significativa es la historia de Andrea Mayr, múltiple ganadora del circuito Red Bull 400, que combina su pasión por el outdoor con su dedicación a tiempo completo como doctora. Mayr confiesa que estas carreras representan para ella «verdadera diversión». «Por supuesto, es muy duro, pero también son carreras muy cortas así que el dolor no dura mucho. En estas carreras encuentras espectadores por todo el camino y ellos te hacen dar el 100%. El único problema es que tienes que centrarte en no ir por encima de ritmo en la primera mitad», declara. 
 
«Mi condición de doctora no tiene nada que ver [con su faceta como corredora], pero sé que comparado con otros es fácil para mí empujar hasta el límite». Mayr, de 38 años, consigue alternar perfectamente la obligación con la devoción: «En este momento trabajo en un hospital que está muy cerca de donde vivo así que puedo montar en bicicleta antes de comenzar la jornada. Normalmente subo el Gmundnerberg (884m) o el Grasberg (728m) antes de volver directamente al hospital. Después del trabajo, normalmente subo corriendo alguna de las montañas de los alrededores. Sé que puede no ser la vida la mayoría de las personas, pero para mí es casi perfecto – excepto por el cansancio que siento a menudo».
 
A Mayr le han preguntado también si cree que sus conocimientos médicos le ayudan a prevenir lesiones y a recuperarse de ellas. «Creo que lo que me previene de las lesiones es mi trabajo como doctora, porque eso me evita entrenar demasiado», ha reconocido Mayr. Y es que cuando se tiene una pasión...
MÁS Reportajes EN Trail Running
Club gr10
sm_facebook sm_twitter sm_pinterest sm_youtube sm_flicker
logo_eci_inferior

La tienda en casa Hipercor Bodamás
Primeriti Sfera Viajes El Corte Inglés
Optica 2000 Opencor Bricor